Por: vitonica.com

   Parece que, por fin, vamos a poder disfrutar de la nieve en esta temporada atípicamente calurosa, y nada mejor para poder esquiar a tope que prepararnos de forma adecuada antes de calzarnos las botas y los esquíes. ¿Cómo podemos prepararnos en casa antes de subir a esquiar?

   Para poder esquiar bien y disfrutar de ello es importante contar con una buena forma física previa, tanto a nivel muscular como a nivel cardiovascular. Estos son los músculos que debes preparar con especial atención antes de realizar las primeras bajadas.

   El tren inferior es el elemento clave a la hora de esquiar, sobre todo los isquiotibiales y los cuádriceps, que son los que llevan la mayor carga de trabajo en este deporte.

   Para trabajar los isquios, un buen ejercicio que puede ayudarte a mejorar tu práctica del esquí es el curl nórdico, con el cual trabajamos de forma excéntrica los isquiotibiales y nos ayuda a prevenir posibles lesiones. Muchas de las lesiones que se ocasionan en el esquí son en las rodillas, cuando mientras bajamos o en alguna caída «se retuercen»: unos isquios bien entrenados frenan ese movimiento de torsión.

   Los cuádriceps también soportan mucho trabajo mientras estamos esquiando: piensa que la postura que debemos llevar sobre los esquíes es con las rodillas ligeramente flexionadas y el peso del cuerpo hacia delante. Para prevenir lesiones en esta zona del cuerpo, antes de irnos a esquiar podemos practicar en casa o en el gimnasio las sentadillas isométricas, es decir, sin movimiento, simplemente manteniendo la posición de sentadilla.

   El trabajo de coordinación intermuscular también es importante en el esquí: mientras estamos bajando por una pista, el tren inferior y el superior trabajan de forma coordinada (no van cada uno por su lado) e interconectados a través de la zona media o core. Un core bien trabajado (podemos utilizar planchas isométricas, trabajo del suelo pélvico, trabajo del transverso, fortalecimiento de la zona lumbar) nos ayudará a que la cintura pélvica y la cintura escapular trabajen de forma conjunta y hagan nuestros movimientos más suaves y fluidos.

   Para mejorar nuestra condición aeróbica nada mejor que deportes como la carrera continua a un ritmo moderado, el ciclismo o incluso la natación.

   Acudir bien preparado a tu cita con la nieve te permitirá no solo esquiar más y mejor, sino también disfrutar mucho más de esos días de bien merecidas vacaciones.

Artículos relacionados