Dra. Jara Marcos, Ana María (Traumatólogo: 05/1801/05)

 

En esta ocasión hablaré sobre los problemas de los corredores en la cadera. Y es que cuando un corredor refiere dolor en esta parte del cuerpo después de realizar unos kilómetros de entrenamiento, puede ser producido por un roce de las bolsas entre el hueso y la piel o bien por una inflamación de los tendones, por las llamadas tendinitis. 

Una de las más típicas y frecuentes es la tendinitis del psoas, aunque hay otras como la de los glúteos o abductores. 

Aparecen cuando hay un entrenamiento con resistencia y, generalmente, en zonas con desnivel. Al ser un músculo que se inicia en las últimas vértebras lumbares y que va hasta el troquiter del fémur, es muy sobre utilizado en esta disciplina y en todas aquellas donde se ejercita más el tren inferior que el superior. 

Las causas ue pueden contribuir a la aparición de esta patología son: Diferencia de longitud de las caderas, malos hábitos posturales y, sobre todo, de entrenamiento. Por ello, es primordial adoptar una buena posición y estirar el músculo que puede estar contracturado y muchas veces acortado.

Si el dolor se perpetúa en el tiempo, hay que realizar cambios en la técnica de la carrera, en el uso de las zapatillas e incluso usar plantillas correctoras o alzas para neutralizar los acortamientos. Los estiramientos adecuados previos y postejercicio son imprescindibles, así como la consulta al especialista para paliar esta u otras patologías. 

Artículos relacionados